sábado, 19 de noviembre de 2011

La Carretera

 Hay algo fascinante en subir a la carretera. No importa si al final no te espera un emocionante lugar al que nunca has ido, es un mundo de transición entre el lugar que ves todos los días y el resto del mundo.
 Es relajante abrir las ventanillas y sentir el viento durante horas mientras observas cómo va cambiando el paisaje.
 Es gratificante detenerse en una estación de servicio y ver a una considerable cantidad de personas, todas de distintos lugares y con distintos destinos, pero unidas en ese pequeño lugar.
 El viajar libera una suave adrenalina que es única, incomparable con cualquier otra sensación.
 ¡Me encanta viajar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada