sábado, 8 de octubre de 2011

Incarnívoro

 Ya lo he decidido definitivamente. Hace algún tiempo, quizá un año, había decidido hacerme vegetariano, aunque no me gusta esa palabra porque suena demasiado agresiva para los vegetales, así que la cambiaré por "incarnívoro" (sí, por más patético que suene y/o se vea). Bueno, había decidido hacerme incarnívoro, y lo fui, hasta que un día creí que mi mente se había abierto y había descubierto algo importantísimo: las plantas también tienen una vida y derechos. Estoy completamente seguro de que eso es verdad, pero no hay punto de comparación: incluso dejando de lado la prueba científica de que como las plantas no tienen sistema nervioso no sienten dolor físico, su vida de "cautiverio" es mucho más agradable y su asesinato nada despiadado en comparación al de los animales...
 No creo que comer carne sea cruel o incivilizado (aunque no voy a negar que sería genial poder vivir de alimentos que no hayan tenido vida en algún momento), estoy a favor de la cadena alimenticia, pero lo que hace el humano es un abuso de poder:
 Si un día me levanto y salgo a la selva a cazar algo porque debo alimentarme, perfecto, pero, ¿qué es eso de ir a un lugar en el que tienes decenas de cadáveres para elegir? ¿qué es eso de "deme las costillas", "no, a mí me gustan las patas" y demás frases sanguinariamente usuales? 
 Ahora que creo que he abierto un poco más mi mente, no pienso comer a un animal que fue asesinado (vaya uno a saber de que lenta y dolorosa manera, y después de qué miserable vida) por un desconocido. ¡Eso no es cadena alimenticia! El depredador no consigue a otro depredador para que haga el trabajo sucio. 
 Si quieres ser omnívoro, debes estar tan preparado para arrancar una zanahoria de la tierra como para degollar y desollar a un cerdo.
 También es cierto que compramos los vegetales y las frutas en una verdura, pero yo estoy oponiéndome a la violencia extraña y sin sentido. Que al final termines comiéndolo, no es una razón para hacerlo vivir deplorablemente, al contrario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada