martes, 18 de octubre de 2011

 Cuando todos te dan la espalda y no tienes a nadie respaldándote ni acompañándote en tu camino... lo único que debes hacer es mirar al frente, centrar la vista en tu objetivo y caminar. Entonces te darás cuenta de que las únicas piernas imprescindibles para llegar son las tuyas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada