lunes, 26 de septiembre de 2011

¿Cómo es que antes podía jugar horas y horas a los videojuegos, luego horas y horas con mis amigos y aún tenía más tiempo para videojuegos? Los días eran eternos durante aquellas épocas, y recién ahora me doy cuenta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada